0

Resultado de imagen para ENOJO
Los necios dan rienda suelta a su enojo, pero los sabios calladamente lo controlan. 
Proverbios 29:11 (NTV)

1.- Ora. Orar nunca es una mala opción. Cuando te sientas enojado recuerda que tienes al Dios Todopoderoso de tu lado dispuesto a ayudarte. Habla con él, cuéntale lo que estás sintiendo; no importa si estás en la universidad, en el trabajo o en tu casa,puedes recurrir a Dios siempre.

2.- Medita en Dios. Piensa en las bondades de Dios para tu vida, en su amor, en su misericordia, en su gracia, en su favor; son tantas cosas que Dios nos ha dado que cuando recordamos cada una de ellas podemos comprender que Dios nos ama y lo demás poco importa.

3.- Piensa en la Palabra de Dios. Si leíste la Biblia o la tienes a la mano, busca un versículo que te ayude a colocar tus pensamientos en orden. Este año 2013, hay dos versículos que me repito cada mañana antes de comenzar con mis cosas. El primero es Filipenses 4:11 “no lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación." El segundo es el Salmo 118:24 “Este es el día que hizo Jehová; nos gozaremos y alegraremos en él.” Estos dos versículos forman parte de mí día a día porque construyeron uno de mis propósitos en este año: #Proposito2013 Aprender a contentarme cualquiera que sea mi situación. Cada quién tiene sus versículos que le ayudan, si tú tienes los tuyos, busca la forma de recordarlos cuando estás con el enojo a flor de piel.

4.- Alaba a Dios. Siempre será bien recibida las alabanzas a Dios de parte de sus hijos, aún cuando estén molestos porque se golpearon el dedo meñique del pie con el mueble. En vez exclamar una palabra no apta para menores de edad, suelta un: “Alabado sea el Señor Dios Todopoderoso que vive y reina por los siglos de los siglos, amén”. De esta forma dejarás de decir malas palabras y comenzarás a cambiar tu estado de ánimo al alabar a Dios. También puedes cantar una canción que te guste o que te inspire paz. Si tienes la bendición de ser músico, agarra la guitarra y comienza a tocar. Si el enojo es muy grande entonces toca la batería pero asegúrate de no darle tan duro no vaya a ocurrir que le rompas los cueros y la molestia sea peor (¡Ja!)

5.- Haz silencio. Puede que resulte difícil esto pero ¡vaya que da resultado!. Cabe destacar que el proverbio dice que los sabios controlan el enojo calladamente. Muchas personas no son capaces de agredir físicamente a otro pero con la boca le dicen“hasta de el mal que se va a morir”. Si mantenemos nuestra boca cerrada podremos controlar el enojo y no decir algo que maltrate verbalmente a los demás que creo que es una de las formas más comunes y perjudiciales de dar rienda suelta al enojo.


6.- Abre el twitter. Esta es una recomendación muy personal pero que a mí me ha dado buenos resultados. Cuando me molesto por algo, abro el twitter y muchas veces expreso mi molestia sin ofender y sin maldecir, cosa que costaría bastante hacerlo si tendría que confrontar cara a cara a esa persona con la cual me molesté. No es ser cobarde ni traicionero, es comprender que todavía no estás listo para hablar del tema sin molestarte. Cualquier otra red social sirve para esto, aunque el Facebookpuede prestarse para el “chisme” ya que las publicaciones quedan ahí a la vista de todos y puede ocasionarte un problema más grande. Se prudente con lo que vas a publicar.

7.- Date tiempo. Confrontar inmediatamente a la persona con la cual estás molesto puede ser perjudicial tanto para ti como para la persona en cuestión. Date tiempo, así podrás pensar mejor lo sucedido, la otra persona también tendrá tiempo para pensar, y ambos (con la cabeza fría) podrán solventar sus dificultades.

8.- Busca a un amigo. Por lo general cuando nos molestamos necesitamos que alguien oiga nuestro punto de vista, y para eso están (o deberían estar) los buenos amigos. Más allá de oírnos, pueden hacernos ver que los que estamos obrando mal somos nosotros como dice Proverbios 27:5 "Mejor es reprensión manifiesta que amor oculto", pero eso ya es otro tema.

9.- Haz alguna actividad física. Si te gusta hacerlo y tienes la disponibilidad para hacerlo, hacer una actividad física puede hacerte olvidar el asunto por un tiempo, poner tus ideas en orden, y despejar tu mente. A parte de esto, estarás haciendo algo beneficioso para tu cuerpo ¿Qué más quieres?

10.- Ocupa tu mente. Haz algo que te distraiga porque mientras el asunto esté en tu mente será difícil controlar el enojo y estarás a una chispa de explotar. Muchas de las claves antes mencionadas con formas de ocupar tu mente en otras cosas para que después de un tiempo tener la claridad necesaria para resolver el asunto que te causó o está causándote tanto enojo. Lee un libro, ve una película, busca aire fresco, siéntate en una plaza, acude a un Centro Comercial, invita a alguien a comer, cualquier actividad que ocupe tu mente en otra cosa que no sea la razón de tu enojo será de beneficio para ti.

Publicar un comentario

 
Top